Cinco películas anime de izquierdas

No es ningún secreto que en Aki no Anime somos unos rojos peligrosos, de esos que luchan por la estrogenización de Europa y están financiados por Irán, Corea del Norte y Venezuela. La imagen popular del anime, por desgracia, va por otros derroteros, muchas veces de forma merecida. Sin embargo, como en todos los medios expresivos, el flujo principal normativo es sólo la punta del iceberg, y hay muchos artistas que desafían la norma que merece la pena reconocer.

Dicho esto, hoy vengo a recomendaros cinco películas de lujo con temáticas y elementos que transmiten un mensaje político progresista, en clave de crítica a los poderes fácticos o de reivindicación de movimientos sociales, y que pueden servir como ejemplo de la carga que muchos guionistas y directores comprometidos ponen en este medio.

Como es lógico, hay muchas más películas que podrían clasificar, pero he decidido incluir sólo estas tanto para no martirizaros como para que sirva de pretexto para hacer más artículos de este estilo en el futuro. Divide el trabajo y te pagarán más, camarada.

Suponiendo que me pagasen algo, claro.

Las Alas de Honneamise (Hiroyuki Yamaga, 1987)

Esta cinta trata de un grupo de ingenieros y pilotos trabajando en una agencia espacial que, pese a tener décadas de historia, no había conseguido lanzar ni una sola misión, siendo un secreto a voces que era sólo una organización instrumental del Estado. Para poder justificar una guerra con un país vecino, el gobierno financia y promueve una misión especial sin intención real de que salga adelante, sólo para tener una excusa de cara a la galería para invadir territorio ajeno.

De esta trama tan esperpéntica como la geopolítica misma, seguimos como protagonista al piloto de la expedición, que en sus meses de preparación ve de primera mano cómo se le mercantiliza y convierte en héroe nacional bajo un cínico discurso patriótico que no comparte, cómo se derrocha dinero en recursos militares en una sociedad precaria y cómo se ningunea el anhelo sincero de muchos de sus compañeros por esa misión científica en pos de una maniobra política cortoplacista.

La crítica al populismo militarista es el centro de la película (no me cabe duda de que los Estados Unidos fueron el modelo de referencia del guion), y la toma de conciencia de este hombre apático le lleva a practicar la insurgencia de la forma que más podría dolerle a la clase dominante: tomándose en serio su misión.

Esta cinta fue nada más y nada menos que la primera producción importante del estudio Gainax, uno de los más importantes que ha tenido la industria. Por desgracia no tuvo mucho éxito y a día de hoy está bastante olvidada, pero toca aristas muy interesantes, yendo más allá de la excelente sátira que le da un lugar en esta lista. Por si fuera poco, es visualmente espectacular, con la coordinación de animación corriendo a cuenta de Hideaki Anno, un excepcional director —que en aquel momento aún no había dirigido nada— del que si sois lectoras asiduas me habréis oído hablar miles de veces. Qué le vamos a hacer, me repito más que el gazpacho.

Belladona de la tristeza (Eiichi Yamamoto, 1973)

Japón no es un país muy feminista que se diga, y por desgracia creo que el grueso de la producción de anime lo demuestra sobradamente. Por suerte hay excepciones que confirman la regla, y entre ellas uno de los grandes clásicos del medio: Belladona de la tristeza.

La cinta sigue a una mujer de la campiña francesa medieval, que en su noche de bodas (como era menester) es violada por su señor feudal gracias al sacrosanto derecho de pernada. La experiencia es traumática, y la falta de comprensión por parte de su marido la trastorna. Una noche un diablo de forma fálica se le aparece, proponiéndole canalizar su ira en forma de poder, convirtiéndola en una bruja.

En Belladona de la tristeza se trata de resignificar la brujería desde una mirada feminista, cargando contra la cadena de privilegios y autoridad de la que la protagonista es cola, por ser mujer y pobre; y subvertirla. Esta adquisición de poder no le sirve sólo para subyugar, sino como liberación sexual, como un desenfreno que no se le había sido concedido por su sociedad y su clero. Una historia erótica que reivindica el papel de las mujeres en el avance de los tiempos, siempre tan olvidado, y cuando no, opacado.

Esta producción fue el colofón del Animerama, una trilogía de películas de autor producidas por Osamu Tezuka que daban giros contemporáneos a historias del folklore occidental. A nivel visual es espectacular, no por la fluidez de su animación sino por el nivel de detalle y expresión estética que tiene. Muchos fotogramas están hechos con pintura acrílica, y la composición y la cinematografía son muy hábiles.

Un clásico muy difícil de reproducir que recomiendo con creces. Si queréis leer un poco más sobre la película, podéis echarle un vistazo a la reseña que hizo nuestra colega Matilda Sorel en su blog Días por días pinchando aquí.

Ponpoko (Isao Takahata, 1994)

Creo que no es ningún secreto que podríamos rellenar varias entradas como esta sólo con películas del estudio Ghibli. Pero por virtud de diversificar, he tenido a bien quedarme sólo con esta, por ser a mi parecer la más paradigmática y una de mis favoritas.

Ponpoko es la historia de un grupo de mapaches campestres que ven su idilio amenazado por la construcción de una nueva ciudad-dormitorio en su zona, con la reducción de hábitat que eso representa. Estos protagonistas animales son representados de acuerdo a cómo lo hace el folklore japonés: pícaros, con habilidad para la transformación y con poderes que emanan de los testículos de los machos (no, no estoy bromeando). Con estas armas de la naturaleza, deciden armar un alzamiento contra los humanos y recuperar su territorio.

La película es descacharrante, sin exagerar, y creo que especialmente las que hayáis participado en partidos políticos o movimientos sociales podréis veros representadas en las peleas internas sobre cómo llevar a cabo sus objetivos: si es conveniente usar la violencia, cómo hacerse oír, las diferentes facciones dentro de la agrupación, la asimilación cultural de elementos del enemigo, etc. Como mencioné recientemente en mi entrada sobre su director, Isao Takahata, trató de representar en la película de forma alegórica el fracaso de la ola transformadora en el Japón de la posguerra frente al neoliberalismo feroz que les acabó consumiendo.

Por si fuera poco, la representación de diferentes entes mitológicos es muy interesante, dando escenas magníficas a lo largo de la cinta. Si no la habéis visto, os recomiendo que no la desestiméis por ser una cinta de apariencia infantil, porque tiene más trasfondo que la mayoría de las del medio.

Roujin Z (Hiroyuki Kitakubo, 1991)

El tema de la senectud y los cuidados no se trata demasiado en anime, y esta película es una excepción interesante. La traducción de su título vendría a ser “Viejo Z”, lo cual deja poco a la imaginación sobre el tono que adopta.

Trata de un proyecto del gobierno japonés para ahorrar costes en trabajadores de cuidados geriátricos, para el que contratan a una empresa tecnológica con el fin de fabricar camas mecanizadas que satisfagan todas las necesidades físicas del paciente de forma automática. La historia sigue a la cuidadora voluntaria del anciano escogido para las pruebas y presentación pública del proyecto, que trata por todos los medios —muchos bastante delictivos— de recuperar a su paciente y que tenga un trato digno.

La cinta es bizarra, y su historia va escalando en intensidad con un humor negro bastante particular de principio a fin, pero sin olvidar su foco principal: la necesidad de un trato humano a los dependientes y la crítica al mercadeo que se hace de su bienestar, poniendo de manifiesto que cuidar del cuerpo no es cuidar de la persona.

Es una de esas películas que son más actuales ahora que cuando se realizaron. Por ejemplo, aquí en España el cuidado de nuestros mayores se ha entregado en gran parte a buitres del sector privado, que por supuesto tienen como prioridad su beneficio económico, con un personal escaso y muy precario. Por supuesto, de aquellos barros estos lodos: las residencias de ancianos hayan sido el mayor foco de contagio durante la crisis del coronavirus.

En mi última entrada os hablé de Blood: The Last Vampire y de cómo su director es más conocido por su humor estrafalario que por otra cosa. Pues esta fue su primera película, escrita además por el conocido mangaka de ficción especulativa Katsuhiro Otomo, creando un cóctel del que es difícil encontrar comparativas pero que sin duda es entretenido e interesante.

Tokyo Godfathers (Satoshi Kon, 2003)

Por último, ya que nos acercamos peligrosamente a diciembre, qué mejor que meter una película navideña que cumpla los requisitos. Esta película sigue a un grupo de personas sin hogar —compuesto por un hombre arruinado, una mujer transgénero y una chica huyendo de su familia— que se encuentran rebuscando entre la basura en Nochebuena a una bebé abandonada, y se proponen encontrar a sus padres dando lugar a muchas peripecias en su camino.

Es una obra muy divertida, ya que parodia muchos de los tropos comunes en las películas navideñas, pero más allá de eso ahonda bastante en la situación del trío protagonista, humanizando las diferentes circunstancias que los llevaron a esa situación y mostrando lo duro que es vivir en la calle, tanto por la propia crudeza de no tener techo como por las constantes vejaciones sufridas.

Una de las películas de nuestro querido Satoshi Kon, un director enorme que por desgracia no tuvo tiempo vital para hacer muchas películas. Si os apetece leer más sobre su obra, os recomiendo el repaso de su carrera que realizó mi compañero Abnazhor, al que podéis acceder pinchando aquí.

2 pensamientos en “Cinco películas anime de izquierdas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s