Tsuki ga Kirei – As the moon, so beautiful.

Tras haber terminado Tsuki ga Kirei, me he sentido con ganas de expresar cómo me siento respecto a esta serie, y qué mejor que hacer un breve análisis para devolver la vida al blog y hablar del tema.

Tsuki ga Kirei nos plantea el típico romance escolar en doce episodios bastante cortitos, comenzando desde la presentación de los protagonistas hasta al desenlace final de su relación a lo largo del tiempo. Los protagonistas principales son Akane Mizuno y Kotaro Azumi, y aunque es obvio desde el primer instante en el que comienza la serie de que se va a tratar de un romance entre ellos dos, a lo largo de los episodios surgen algunos reveses que hacen que no siempre se vea tan claro que lo vayan a lograr, con la introducción de algunos personajes que en un principio ya existían, pero que hasta episodios posteriores no tienen una relevancia como tal.

En general, la trama se fundamenta en el típico romance: chico conoce a chica, la invita a salir, salen, tienen problemas y gracias a la fuerza del amor logran superar todos los obstáculos, salvo que la mayor diferencia aquí es que se trata de la primera relación que tienen nuestros dos protagonistas y se nota en cómo se comportan, con una timidez que casi roza el absurdo. Aparte de que, bueno, son japoneses y eso de la timidez se lleva un poco al extremo. La verdad es que ha sido interesante el ver personajes poco esterotipados dentro de lo que cabe y un romance bastante bueno, con sus más y sus menos, pero manteniendo esa fina línea entre las escenas dulces y bonitas y el pasteleo puro. Las dosis de drama no podían tampoco faltar en la serie, por lo que tiene ciertos momentos “tristes”, que buscan hacer contraste con lo bonito de la serie en sí, sin llegar a excederse.

En términos de animación, esperaba algo mejor, ya que el estilo artístico recuerda vagamente a Hai to Gensou no Grimgar pero abusando ligeramente del 3D, combinado en escenas con 2D, de las cuales solo pueden salir desastres. Por lo demás, está bien ejecutado, sin llegar a ser espectacular, salvo varias escenas que realmente son muy bonitas, y son en las pocas en las que la animación de ese estilo saca todo su potencial. Poco hay que hablar acerca de la banda sonora, que es adecuada para la serie, con piezas de piano y relajadas en su mayoría. Quizás la única que realmente merezca la pena ser escuchada una vez terminada la serie es “Imakoko”, el opening de la serie.

tumblr_oofx8bfrey1qg78wpo1_500

En Conclusión…

Con sus más y sus menos, Tsuki ga Kirei se ha ganado un hueco en mi lista de animes románticos que merecen echarle un vistazo si sois fans del género. En el caso de que no lo seáis, o no hayáis tenido todavía la oportunidad de ver un romance, no lo recomendaría como opción principal, sino que sugeriría algo más como Toradora, una opción más sólida casi sin lugar a dudas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s